miércoles, 9 de julio de 2014

La alquería de Baix en la Huerta de Valencia-Miguel del Rey



La alquería de Baix es una de las más antiguas alquerías de la huerta de Valencia y a vez presenta una de las plantas más enigmáticas de las que encontramos. Su configuración, su indisciplina estructural, la columna de bella traza que allí encontramos, etc, hacen de ella un raro objeto de interés en el panorama del clasicismo rural valenciano.
El edificio está compuesto por cuerpos de construcción cubiertos a un agua y articulados entre sí con una relación que podríamos denominar aditiva. Similar a la estructura que encontramos en la desaparecida alquería del Fesol de Beniferri. Cada uno de los cuerpos de construcción tiene su propia lógica estructural, con muros que los definen en planta. Grandes vigas se apoyan entre muro y muro, aunque en ocasiones se apoyan en machones o en columnas de piedra de muy buena factura.

Quizás por su compleja estructura y su difícil legibilidad, unido a gran parte de la naturaleza de sus fábricas,  un tapial que podríamos fechar en torno al S XIV o XV, hacen pensar que la alquería de Baix esconde un pasado más complejo que el que nos dan a entender las formas de sus ventanas y algunos fragmentos de muros de ladrillo y esquinas de sillería con acabados clasicistas, que nos sitúan en torno al S. XVII.
La puerta de medio punto parece la original, con unas jambas muy ajustadas a la carpintería, acabada con un arco de ladrillo de medio punto. Las jambas de las ventanas pequeñas, la rejería de la planta baja, apoyan la hipótesis de una edificación originaria del siglo XVII, las cubiertas, sus aleros, hacen referencia a épocas más modernas, cuestión ésta que es muy habitual por las frecuentes restauraciones y reconstrucciones de cubiertas a lo largo del tiempo.

Las ventanas principales, con rejería renacentista y acabados abovedados, con elegantes aleros en todo el edificio, que nos sitúan en el momento de remodelación clasicista del edificio tardomedieval; una remodelación que debe estudiarse detenidamente y que quizás nos pueda dar claves sobre las antiguas arquitecturas que construyeron la alquería en épocas anteriores a esta remodelación que reutiliza o incorpora una bella columna de clásica, bien tallada, con un elegante collarín, así como pilastras en esquina o rejas de una calidad singular.