sábado, 27 de febrero de 2016

El Jardín de los Sentidos. Universitat Jaume I. Castellón

Jardín de los Sentidos: 
boulevard central del campus de Riu Sec. 
Universitat Jaume I. Castellón 2004.

Foto: Bleda y Rosa. Area de acceso Otoño

El proyecto construye un nuevo paisaje a lo largo del eje central del Campus de la Universidad. Diseñado y construido por VAM10 Arquitectura y Paisaje, bajo la tutela de María Teresa Santamaría, Miguel del Rey y Antonio Gallud, se trata de un paisaje contemporáneo que pretende aunar la condición de espacio docente, con aquella de lugar propio para el disfrute de los sentidos, dentro de una particular interpretación de la geometría axial existente y del material botánico mediterráneo propio de la zona, pretendiendo crear en lugar atractivo de encuentro entre los estudiantes.

El Jardín de los Sentidos busca incidir en los sentidos de toda aquella persona que decida perderse a lo largo de su recorrido y a través de áreas bien diferenciadas que buscan jugar con el viandante con cada uno de los sentidos. Por su concepción, el jardín está diseñado para ser visitado de manera ascendente hasta llegar al ágora de la Universidad. Estamos ante un lugar en el que, si uno lo desea, puede desconectar totalmente del bullicio que hay a su alrededor, del trafico de autobuses o del TRAM que pasan y traspasan, e incluso de las facultades que discurren a su lado.

 Acceso lateral norte. Invierno 2016

El Jardín de los Sentidos busca incidir en los sentidos de toda aquella persona que decida perderse a lo largo de su recorrido y a través de áreas bien diferenciadas que buscan jugar con el viandante con cada uno de los sentidos. Por su concepción, el jardín está diseñado para ser visitado de manera ascendente hasta llegar al ágora de la Universidad. Estamos ante un lugar en el que, si uno lo desea, puede desconectar totalmente del bullicio que hay a su alrededor, del trafico de autobuses o del Tram que pasan y traspasan, e incluso de las facultades que discurren a su lado. 


Se trata de un jardín urbano estructurado en torno a cada uno de los cinco sentidos. Siguiendo con el plan establecido por sus diseñadores, lo primero que encontramos es la zona de bienvenida que nos ofrece una perspectiva bastante amplia de lo que allí vamos a encontrar. A nuestro paso, un directorio formado por pértigas de inox que nos indican la dirección de cada una de las Facultades y Escuelas del Campus, una escultura abierta diseñada por Josep Ginestar para nuestro jardín. Junto a ellas un pequeño bosquecillo de álamos blancos y otras especies que nos permiten entrar por varios andenes al recorrido, andenes de mayor o menos amplitud para que cada usuario pueda iniciar su recorrido en grupo, solo, con paradas y estancias en el lugar, o bien con un paseo a la velocidad que estime oportuno.


Directorio. Josep Ginestar, 2004. una escultura para el vestíbulo del jardín.

Los sentidos

Foto: Bleda y Rosa,Otoño 2006. El Olfato

Y comenzamos con los sentidos. El primero que viene a nuestro encuentro, siempre caminando en línea recta, es el olfatoPlantas aromáticas y medicinales junto con naranjos y rosales salen a nuestro encuentro para estimular a este sentido. Si seguimos caminando nos encontraremos con el sentido del gusto homenajeado en este caso por árboles frutales. Granados, almendros, melocotoneros y perales son los encargados de estimular nuestro paladar.

El Gusto, Invierno 2016

Llegados a este punto, el caminante se adentrará en el sentido del tacto, donde troncos de árbol y lozas de piedra, traídas de diferentes puntos de la provincia, buscan su atención, además de una colección de plantas de medicina tradicional del lugar. En este punto nos encontraremos con olivos, nogales, robles o encinas, entre otras variedades de árboles y arbustos en los cuales destaca su textura.




Después de este paseo en el que ya habremos recorrido más de la mitad del jardín, nos encontramos con una explanada, donde distinguimos una pequeña alberca donde las ranas y otros pequeños crustáceos croan, señalándonos que estamos en el dominio del oído, tras ella un árbol que llora, y cuyas lágrimas caen tranquilamente sobre la lámina de agua, con un pequeño rumor, Arbol diseñado para el jardín por Miklos Palfy. En la zona la apuesta vegetal son los pinos, las bambusas, sauces, álamos y chopos que hacen presiente el sonido al paso del viento tan usual en Castellón.





 Foto: Joan Roig, 2004. Arbol que Llora, escultura de Miklos Palfy, para el jardín
Por último, un bosque de pinos y coníferas nos cierran el paso para apartarnos del bullicio de la universidad. El jardín se despide de nosotros con la vista. Un sentido con el que podemos apreciar las diferentes variedades de grandes árboles que salen a nuestro paso, cada uno con sus cromatismos, texturas, sus diversas alturas...

La webb de la universidad dice: “El Jardín de los Sentidos es un lugar excepcionalmente tranquilo, en el que cualquiera está invitado a perderse, a curiosear por sus diferentes espacios o incluso a ampliar sus conocimientos botánicos gracias al gran número de especies de flora que lo componen. Pero, sobre todo, este espacio es un lugar de sosiego después de un examen duro o de reencuentro con los colegas. El Jardín de los Sentidos es una experiencia en sí misma, un espacio en el que dejarse llevar por las sensaciones y desconectar del mundo.”

Mas información en:
www.via-arquitectura.net/09/09-046.htm
www.vam10.com/proyectos/sentidos/imagen1.html
www.via-arquitectura.net/arac07/122-arac07.htm
www.descubrecastellon.com/jardin-sentidos-uji-castellon/