jueves, 19 de julio de 2018

La Capilla del Sagrario de la iglesia de Altea, por Miguel del Rey

A mediados del siglo XIX y debido al estado de ruina que presentaba el antiguo templo se propone la construcción de una nueva capilla ocupando en parte lo que fue el antiguo cementerio de época fundacional que en esos momentos hacía años había sido desacralizado y trasladado al extremo del arrabal del Fornet; es precisamente en la época de traslado desde esa ubicación al nuevo cementerio de Les Rotes, el actual, cuando se construye una capilla exenta para, dado el estado de ruina de la iglesia, dar servicio al culto a la parte alta del pueblo.




La Capilla del Cristo, inaugurada en 1854, se configuró de esta manera como edificio exento situado al suroeste de la antigua iglesia. Compuesta a partir de una geometría academicista de doble simetría, con puerta desde la Plaza de la Iglesia.

Se define como un gran espacio central con planta de cruz y cuatro capillas, cubierta con cúpula de sección elíptica y fuerte peralte que permite visualizarla como semiesférica desde puntos de vista próximos; cúpula revestida con teja curva vidriada en azul y blanco sobre la que se levanta una linterna estilizada. La arquitectura clasicista de su interior, de elegante factura y buenas proporciones, contrasta con la desnudez de sus volúmenes externos: fábricas de mampostería construida para no ser vista, de una sencillez franciscana que incluye una única puerta original adintelada de sillería sobre la que podemos ver un arco de descarga acabado para no ser visto.


La capilla está llamada a tener un protagonismo particular en la futura configuración de la actual iglesia de Altea por dos razones muy distintas: por su ubicación y por su propia arquitectura. Su localización marcará las dimensiones y proporciones de la nueva iglesia, utilizando esta capilla como parte del crucero y asumiéndola dentro de su geometría. Por otro lado las formas de su arquitectura interior, sus pilastras, capiteles corintios compuestos, arquitrabes y frisos, estarán llamados a tener un valor particular en la propia arquitectura interna de la futura iglesia, la cual abandonará los devaneos neogóticos a la moda en la época y se vinculará a estos temas academicistas de la capilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario