jueves, 9 de mayo de 2019

Genaro Palau y Altea, por Miguel del Rey




Ayer, un día extraño de primavera, ventoso y cálido, asistí acompañado de la comisaria de la exposición “Genaro Palau, un pintor de Torrent”, en las espléndidas  instalaciones del Ayuntamiento su ciudad natal. Ester Alba, la comisaria, me mostró amablemente su labor con el gusto que transfiere el placer de un trabajo que gusta. Me explicó su visión del pintor y su obra, la puesta en valor de un paisajista valenciano de la modernidad “nuocentista”, de esa modernidad que busca reflejar una visión personal, contemporánea de su momento, poco histriónica, de tintas planas en muchos casos, en otros con recursos muy de la época, con visiones innovadoras y muy subjetivas. Compañero de aquella brillantísima promoción de pintores valencianos de finales del S XIX que transformaron y revolucionaron la pintura de paisaje en España, alguna de cuyas figuras tuvieron un fuerte reconocimiento internacional, que en algunos casos eclipsaron a otros brillantes autores. Genaro Palau, fue un polifacético artista, pintor de paisaje, cartelista, diseñador gráfico, artista de artefactos; un personaje que debiera estar más presente en el imaginario artístico valenciano.

Vista de la Carretera hacia Cap Negret. Fresco desaparecido . Imagen remastreada por M del Rey a partir de una fotografía de Luis Fuster. 


Como alteano, tengo que decir que es precisamente uno de los más importantes pintores del paisaje de Altea de los años 1920, su obra, perdida desgraciadamente en Altea, pues se trataba de frescos en la desaparecida Casa Mompó, se conserva en las imágenes que he podido recuperar y restaurar a partir unas fotografías de Luis Fuster, pero también en los lienzos y estudios preparatorio de los frescos de la Casa Mompó, que en muchos casos se conservan y se presentan en la exposición de homenaje. La cual me ha mostrado paisajes inéditos de mi querida Altea, elementos perdidos, que no había reconocido en las reproducciones fotográficas, y que son de especial interés para reconstruir el imaginario alteano, tan falto de una mirada nueva, distinta, menos complaciente y adocenada, una mirada de un pasado glorioso, muy distinto del que se nos ha querido vender y sigue repitiéndose en muchos casos. Tendremos ocasión de insistir en el tema tras la visión del material de esta exposición.  

Quiero acompañar a este reconocimiento personal de Genaro Palau, el texto que incluí en el capítulo de “Paisajes Perdidos”, de mi libro “Paseando por las alteas” Valencia, 2016


Lienzo original preparatorio del fresco sobre Cap negret, en cual podemos ver el túmulo basáltico y los rstos de la torre de Juan Bautista Antonelli, que nunca habíamos podido observar.
Colección particular. Foto Ester Alba

El texto del libro dice: "La casa fue construida en las primeras décadas del siglo XX por el pintor Joaquín Mompó para deleite personal y de sus amigos; no esperaba en aquel momento la asfixia de la edificación circundante ni el tráfico que la rodeó. Tras abandonarla su promotor, fue morada de la familia del Penyo que conservó el edificio hasta que fue derribado en plena transformación urbana de la calle Conde de Altea en los años 1980. Con la casa desaparecieron los frescos del pintor Genaro Palau, gran amigo del propietario, frescos que vestían el espléndido salón con su mirador, un espléndido “bow window” de los primeros construidos en Altea, abierto a una playa virgen que con el tiempo dejó de ser virgen y playa hoy, por cierto, recuperada. De la casa quedan pocas referencias, sólo la imagen de fachada con aquella sencilla composición que reflejaba la entreplanta sobre la que se desarrollaba el plano de servicio de la casa, su planta noble. 

 La vida bohemia, en parte licenciosa, vinculada a la Altea de los años 1920 y 30, marcó la presencia de Mompó y sus amigos y marcó un cierto carácter a la casas; de ella nos queda el documento gráfico de los frescos de su amigo, rescatados por la cámara de Don Luis Fuster y restituidos en sus proporciones por este autor. Frescos que nos dan una imagen de aquella Altea de la primera mitad del siglo XX a través de los atentos y poéticos ojos del pintor, un paisajista reconocido. Quedan también referencias varias de la incesante actividad de sus moradores, su presencia en la vida social, sus reuniones con otros artistas, con intelectuales  o con las fuerzas vivas del pueblo. Se tiene también noticia de los bailes o sesiones musicales organizados en el salón de la casa, como nos muestran ciertos apuntes del Don José Pérez Albiñana sobre la actividad de la  Sociedad Filarmónica y sus miembros en aquellos años. " 




Fachada de la Casa Mompó más tarde Casa El Penyo. Sobre 1980. Colección MdR






 El Carrer del Sol en Altea. Fresco desaparecido . Imagen remastreada por M del Rey a partir de una fotografía de Luis Fuster. 



Don Genaro Palau Romero, (1868 -1933) Discípulo de Joaquín Sorolla y de Javier Juste y Salvà, fue catedrático de Escuela de BB AA de Valencia en la disciplina de Perspectiva y Paisaje, director de la misma en 1928. La pintura de paisaje, las marinas, los jardines valencianos, tienen en su obra especial importancia; obra que podemos admirar en el Museo Nacional de Cerámica González Martí y en el Museo de BB. AA. de Valencia. Altea fue un lugar muy visitado por el artista y su obra alteana se centró en los frescos de la Casa Mompó. Fueron estos un resumen de su biografía pictórica: donde los paisajes alteanos, las marinas, Cap Negret, el tema de Ifach, estaban muy bien representados en una obra hoy perdida, en la que se podía apreciar su gran dominio del dibujo, color y composición






Los pintores Palau y Mompó los podemos ver en la foto - izquierda de pie en primer plano- con motivo del homenaje a Francesc Martínez i Martínez que se le hizo en la Fonda de Ronda sobre 1926 con motivo del aniversario de su obra “Coses de la Meua Terra” (R. Llorens, 1983, pág 330)


No hay comentarios:

Publicar un comentario