miércoles, 27 de mayo de 2015

El Jardín de las Hespérides y los erráticos vaticinios de un periodista despistado

 

                                                  Maqueta del Jardín de las Hesperides

Hace un tiempo, buscando algo en internet, salió en pantalla una joya de un conocido gacetero valenciano, un tal Martí Domínguez, que no sé si más tarde fue algo es en El País en su edición que fue de Valencia. El leerlo me dio un poco de risa y un poco de rabia, al ver como determinados personajes, sin conocer un tema hablan y ponderan de él, cuestión que suele ocurrir entre aquellos que tienen acceso y viven de llenar páginas. Escribió el día 7 de marzo de 1999, una "no critica", sino un vaticinio, pues no conocía el trabajo realizado sobre nuestro proyecto del Jardín de las Hepérides en Valencia. Un vaticinio con una virulencia y rabias inauditas, quizás simplemente porque fuera un proyecto municipal (supongo) de la ciudad de Valencia, gobernado en aquel entonces por una fuerza política distinta a las que le subvencionaban sus escritos, o influido por algún santón botánico que siempre vieron mal cualquier cosa que ellos no pontificaran. Dijo:

“… junto al Jardín Botánico el Ayuntamiento de Valencia tiene previsto realizar un jardín "de colección", que -¡ah! ¡inaudito!- se denominará el "Jardín de las Hespérides"! Jorge Luis Borges debería haber visitado nuestra tierra para proveer su colección de iniquidades y ampliar su libro Historia universal de la infamia. Porque sólo de infamia (y de falta de sentido común) se puede calificar el hecho de realizar, al lado de nuestro Jardín Botánico, un jardín de "colección", que será tan ridículo, tan vano, tan absurdo como su nombre…”

Evidentemente por la boca muere el pez, sobre todo el pez partidista que no atiende a la realidad y vive en su torre de marfil confundiendo deseos y realidades.

Bueno, pues  esa “infamia”, ese “ridículo, vano y absurdo” jardín, señor Marti Dominguez, se convirtió en lo que ahora es, uno de los jardines más valorados de la ciudad y no solo desde la propia Valencia, pero también valorado desde Madrid, Barcelona..., y también Italia y Estados Unidos... etc., Publicado, premiado y valorado por la crítica de verdad, no la suya, como uno de los más interesantes jardines contemporáneos, atendiendo a las referencias de la prensa especializada; tanto, que incluso el propio periódico El País le dedico el 8 de junio de 2001 a través de otro periodista, Joaquín Ferrandiz, una página entera felicitando el diseño del jardín, tras haber sido galardonado con el Premio de la Bienal de Paisaje del Colegio de Arquitectos de la C. Valenciana, y ser inscrito en las guías españolas e internacionales de jardines como uno de los mejores jardines de nueva construcción. 



 



 


martes, 26 de mayo de 2015

L’alqueria del Pi en el camí de Godella a Velència, per Miguel del Rey



L’alqueria del Pi en el camí de Godella (València), finals del segle XVI. Casa compacta construïda amb murs paral∙lels a la façana. Imatge del conjunt de l’alqueria

En la cultura arquitectònica valenciana es produeix un canvi important entorn del segle XVI, és el canvi dels esquemes dominants de la casa tardomedieval: cases amb entreplanta, cases amb pati enteses dins dels esquemes del palau gòtic rural, cases-torre i també les cases amb planta basilical a la catalana. Tots els esquemes anteriors són substituïts per un tipus referencial molt eficaç, la casa de murs paral∙lels a la façana, com ens mostra l’exemple de l’alqueria del Pi del camí de Godella. Amb este nou tipus, la referència tardomedieval queda oblidada. Este esquema constructiu té una gran acceptació a partir d’este moment i ja no s’abandonarà fins ben entrat el segle xx.


La alquería del Pi en el camino de Godella (Valencia), finales del siglo XVI. Casa compacta construida con muros paralelos ∙ alelos en la fachada. Imagen del conjunto de la alquería

En la cultura arquitectónica valenciana se produce un cambio importante en torno al siglo XVI, es el cambio de los esquemas dominantes de la casa tardomedieval: casas con entreplanta, casas con patio entendidas dentro de los esquemas del palacio gótico rural, casas-torre y también las casas con planta basilical a la catalana. Todos los esquemas anteriores son sustituidos por un tipo referencial muy eficaz, la casa de muros paralelos a la fachada, como nos muestra el ejemplo de la alquería del Pi del cami de Godella. Con este nuevo tipo, la referencia tardomedieval queda olvidada. Este esquema constructivo tiene una gran aceptación a partir de este momento y ya no se abandonará hasta bien entrado el siglo XX.